Publicado el: Lun, Ene 5th, 2015

Lea el procesamiento a argentina que dejó a su hijo en el auto y se fue a bailar

Compartir
Etiquetas
Foto:  Alegsa / es.wikipedia.com

Foto: Alegsa / es.wikipedia.com

El Juez Letrado de 1º Instancia de Maldonado de 2º Turno, Dr. Gerardo Fogliacco, decretó el procesamiento sin prisión de la madre de una bebé por un delito de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad.

Además, la joven G.B.B. de nacionalidad argentina, fue imputada por la comisión de un delito de atentado al violentar físicamente a una funcionaria policial en la sede judicial.

En la madrugada de la pasada navidad, la joven dejó a su hijo pequeño de dos años de edad encerrado en su vehículo, el cual estacionó frente a la zona de discotecas en el puerto de Punta del Este para concurrir a un reconocido local bailable de la península. Testigos que se encontraban en la zona, aproximadamente a la 01.30 horas se percataron que el niño lloraba en el interior del vehículo, sentado en la parte trasera del mismo con las puertas trancadas y los vidrios cerrados.

Aparentemente lo hacía a causa del estruendoso ruido que existía en ese momento en una zona altamente concurrida en virtud de las celebraciones propias de la fecha. Preocupados por la situación dieron cuenta a la seccional policial más próxima a la espera de que se presentara algún familiar.

Tras un tiempo prudencial de espera infructuosa, los efectivos policiales lograron instruir al niño para que éste bajara el vidrio y de esa manera consiguieron destrancar la puerta. En virtud de que ningún adulto responsable del infante se hacía presente, decidieron trasladarlo hacia la seccional dejando un aviso en el vehículo.

Próximo a la hora 04:00, se presentó en la referida seccional la madre del niño quien manifestó que aprovechó que su hijo se había dormido para ir a saludar a unos amigos. Según la funcionaria policial que la recibió, la joven presentaba aliento alcohólico, ante lo cual se le realizó espirometría, pese a su negativa, que dio resultado positivo.

Posteriormente, el día 29 de diciembre, en ocasión en que la indagada fue citada a declarar sobre los hechos en la sede judicial fernandina, G.B.B. manifiestó ante el juez letrado sufrir una descompensación nerviosa, por lo que el Dr. Fogliacco resolvió su traslado a un centro asistencial.

En esas circunstancias, y en momentos en que la funcionaria policial se aprestaba a introducirla al vehículo policial para su traslado al hospital, la enjuiciada empleó violencia física hacia la agente.

En consecuencia, el Juez Letrado de Feria resolvió el procesamiento sin prisión de G.B.B. por un delito de omisión de los deberes inherentes a la patria potestad, en reiteración real con un delito de traumatismo en concurso fuera de la reiteración real con un delito de atentado, imponiéndosele como medida sustitutiva a la prisión la permanencia en su domicilio, en el horario comprendido entre las 20:00 y las 07: 00 horas por el término de sesenta días. Asimismo, se dispuso la incautación del automóvil de la procesada.

Ver procesamiento.
Fuente: Poder Judicial.

Omisión de los deberes inherentes a la patria potestad

Delito establecido en el artículo 279 B del Código Penal. Mediante esta figura se tutela la familia (objeto especial) y a la sociedad en su conjunto (sujeto pasivo) como titular de los sustanciales intereses jurídicos sobre la familia, célula básica del conglomerado social. El verbo nuclear es omitir, porque se trata de un puro «no hacer», o mejor todavía, una forma de pura inactividad. La acción esperada radica en el cumplimiento de las obligaciones jurídicas que fluyen como una exigencia de carácter legal. El deber jurídico al que deben dar cumplimiento los padres tiene un contenido inequívoco, en la medida en que se trata de deberes que preservan la salud moral o intelectual del menor. Las situaciones de abandono moral que repercuten en toda la esfera ético-espiritual del menor, determinan el ejercicio de la pretensión punitiva del Estado. El delito se consuma apenas el titular de la patria potestad no cumple con la acción esperada, de preservar la salud moral o intelectual del hijo menor. Pero a diferencia de lo que ocurre con el delito de omisión de cumplimiento de asistencia económica (art. 279 A del C. Penal) en el que se puede aislar instantáneamente un acto singular en el que se materialice la mentada falta de asistencia legalmente debida, en el concepto de incumplimiento de deberes de asistencia moral o espiritual, está ínsita la permanencia de la lesión del bien jurídico. Si un día en el que el menor está enfermo, el padre deja de llamar al médico por desidia, obviamente su conducta no evadirá del plano ético; pero la total falta de cuidado en caso de enfermedad, la expulsión del menor del domicilio doméstico, el permitirle o fomentarle compañías perniciosas o un género de vida marginal, entonces sí configurarán este delito. Y mientras el titular de la patria potestad está omitiendo prestar su asistencia moral, la consumación del delito se dilata en el tiempo. Por cuya virtud se trata de un delito permanente.

Fuente: Derecho Penal Uruguay, tomo VI, parte especial, Vol. III, Fernando Bayardo Bengoa, Universidad de la República, 1977.

Enviar a un lector de libros Kindle

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>