Publicado el: Lun, Mar 9th, 2015

Rescatando la memoria de dos pioneras de la Facultad de Derecho

Compartir
Etiquetas

logo_udelar

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, compartimos el recordatorio publicado por la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

Clotilde Luisi Janicki
Primera mujer egresada de la carrera de Abogacía en Uruguay.

Herminia Sierra de los Santos
Primera mujer que se graduó de Escribana Pública en Uruguay.

Clotilde Luisi Janicki nació en el año 1882, estudió para maestra y fue becada, junto con otras colegas recién recibidas, para hacer estudios en el Instituto de Niños Sordomudos de Buenos Aires. Al regresar a Montevideo, teniendo 23 años inició los estudios de Facultad a comienzos de 1906, terminándolos a fines de 1910. El plan de estudios se desarrollaba en 5 años, abarcaba 13 asignaturas y éstas se descomponían en 22 cursos. Fue la primera mujer que, entre nosotros, se gradúa de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, y se incorpora a la matrícula el 9 de junio de 1911. Asimismo, fue la primera mujer que integró los cuadros docentes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, al ser designada, el 25 de julio de 1912, catedrático sustituto del aula de Derecho Romano e Historia del Derecho, habiendo dictado el curso respectivo desde el 9 de agosto de 1912 hasta el 31 de octubre de 1912.

Herminia Sierra de los Santos nació en el año 1888. A comienzos de 1912 se presenta ante el Consejo Directivo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, solicitando matrícula en los cursos de Notariado. En sesión del 15 de marzo de 1912 el Consejo resolvió: “Las mujeres pueden seguir los cursos de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales sin excepción alguna, pero esa facultad que el Consejo reconoce no importa autorizarlas al ejercicio de la profesión de Escribano, puesto que no es de competencia de esta Corporación. Puede pues otorgárseles a las mujeres, matrícula en los cursos de Notariado, notificándoseles a fin de evitarles posibles perjuicios, que la ley les prohíbe el ejercicio de la profesión de Escribano”. Esta resolución le fue notificada el 17 de abril. Sin amedrentarse por lo que el Consejo Directivo de la Facultad había resuelto, y poseedora ya del título de maestra, ingresa a los cursos de notariado. Se matriculó, ganó los cursos, rindió y aprobó todos los exámenes parciales, entre los años de 1912-1915. Rindió y aprobó el examen general el 22 de junio de 1917, y fue la primera mujer que, entre nosotros, se graduó de Escribana Pública.

Leer más en el artículo escrito por el Esc. Saúl D. Cestau: Noticia sobre las primeras “adelantadas” en el área de la Universidad, en: Rev. A.E.U., 60:125-36, 1974

Enviar a un lector de libros Kindle

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>